Detección del maltrato físico infantil en la consulta odontológica. Tercera parte

La primera y segunda partes de este artículo definieron el maltrato físico infantil y los signos y síntomas a observar para detectarlo. Esta última parte, es una breve guía para el diagnóstico y qué puedes hacer en caso de la clara sospecha de maltrato físico infantil.

 

Cómo diagnosticar el maltrato físico infantil

 

Historia clínica

 

Si en la historia clínica del niño -que debe ser completada de manera amplia por el odontólogo- hay antecedentes y hallazgos que no parecen accidentales, no tienen una explicación creíble o indican demora en la búsqueda de atención médica, se debe sospechar de maltrato. En estos casos los padres refieren no haber visto lesiones evidentes, no son capaces de dar explicaciones verosímiles o se ponen muy ansiosos; La mayoría de los padres que no maltrata a sus hijos, sabe de manera precisa cuándo y cómo se produjo cada lesión.

 

Hay que poner especial atención cuando se producen fracturas óseas, hay lesiones mayores por incidentes menores, o el padre indica que la lesión fue autoinfligida por un infante que aún no camina. El odontólogo deberá hacer más preguntas para indagar la causa de las lesiones. Es necesario registrar todos los antecedentes y hallazgos valiéndose de apoyos diagnósticos (radiografías, fotografías y dibujos anatómicos) en la historia clínica y las respuestas que reciban al indagar sobre la causa de las lesiones.

 

Examen clínico

 

Es importante observar al infante desde que entra a la sala de espera o consultorio, para obtener una impresión general de este en aspectos como la higiene, estadio de desarrollo, estatura, interacción con los padres, adecuación del andar y la vestimenta -a la talla, edad, clima…-  La mayor parte de los niños suele tener contusiones en codos, rodillas, piernas e incluso en la frente. En la gran mayoría de los casos, los infantes son capaces de describir el origen de sus contusiones.

 

Es importante observar -sin hacer un examen médico completo y sin resultar intrusivos- toda la superficie de la piel expuesta para buscar marcas inusuales o laceraciones, observar si hay molestias al moverse o sentarse, u otro tipo de limitaciones de los movimientos. Debe realizarse también un examen completo del área craneofacial y de la cavidad bucal en búsqueda de lesiones.

 

¿Qué hacer si se sospecha de maltrato físico infantil?

 

Ante la clara sospecha de maltrato, como odontólogo no estás legalmente obligado a presentar una denuncia; aunque sí se considera un deber civil de cualquier ciudadano, denunciar. Puedes presentar tu denuncia en el Ministerio Público o en el DIF de tu localidad.

 

 

Bibliografía:

 

Doria Martínez, A, Navarro Chong, M, La odontología en el diagnóstico del maltrato infantil. Universitas Odontológica [en línea] 2016, 35 (Enero-Julio): [Fecha de consulta: 8 de mayo de 2018] Disponible en:<http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=231248043006> ISSN 0120-4319

Gallegos, L, Miegimolle, M, Planells, P. Manejo de la conducta del paciente maltratado. Acta Odontológica Venezolana  [en línea] 2002, 40, 3: [Fecha de consulta: 7 de mayo de 2018] Disponible en: https://www.actaodontologica.com/ediciones/2002/3/manejo_conducta_paciente_maltratado.asp