Uso de juguetes para promover la higiene dental en niños

Según el informe “Resultados del Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Patologías Bucales SIVEPAB 2015”, entre la población de 3 años de edad usuaria de los servicios públicos de salud, el 64.3% tenía experiencia de caries dental (es decir, uno o más dientes afectados por caries en dentición temporal); mientras que la prevalencia de Caries Severa en la Infancia Temprana (CSIT) fue de 33%. Además, la aplicación del Índice de Higiene Oral Simplificado (IHOS) arrojó como resultado que 45.9% tenían visibles detritos o cálculo en los dientes.

 

Tales datos llevan irremediablemente a la reflexión sobre el papel que juega la promoción de la higiene dental, sobre todo en la infancia, ya que como afirma el informe antes citado:

 

“La caries dental en la infancia temprana es un problema de salud pública significativo tanto en los países en desarrollo como en los industrializados. La CSIT puede afectar la calidad de vida de esta población y puede tener consecuencias sociales y económicas importantes para la familia. Quienes sufren de caries en la infancia tienen una probabilidad mucho mayor de presentarla en la dentición permanente”.

 

Un estudio realizado en Brasil sobre la motivación de la higiene dental utilizando juguetes odontológicos menciona que “la placa dental es uno de los principales factores etiológicos tanto en las caries como en la enfermedad periodontal y su control está directamente relacionado con los hábitos de higiene oral del paciente, siendo muy importante proponer al paciente un programa suficientemente interesante que esté relacionado con sus necesidades, logrando así causar un impacto motivacional”

 

Dicho estudio consistió en dos grupos: uno control (al cual se le enseñaron temas de higiene bucal usando un maniquí y cepillo), y uno experimental (que además del maniquí y cepillo utilizó juguetes). Los resultados fueron que ambos grupos redujeron su porcentaje de placa, pero las cifras de reducción del grupo experimental (que usó juguetes) fueron significativamente mayores a las del primero: 59.7% vs. 25.3%. Algunos de los juguetes utilizados en el grupo control fueron: Barbie dentista, Cocodrilo sacamuelas, Mickey dentista, muñecos de conejos dientones y carritos de juguete con dientes.El sustento de esta mejora es la propensión natural del niño a aprender mediante el juego y la diversión.

 

Además del uso de juguetes, que como se ha demostrado, causa un gran impacto en la consecución de la higiene bucal en los niños, el artículo emite otras recomendaciones, como:

 

  • Mostrar entusiasmo y motivación, para poderla contagiar al niño
  • Utilizar una terminología sencilla y adecuada al explicar los procedimientos
  • Uso de otros materiales lúdicos con temas dentales, como lotería, rompecabezas, marionetas, adhesivos o muñecos
  • Enseñar los procedimientos mediante canciones
  • Estimular la curiosidad del niño, involucrándolo activamente en el descubrimiento de los beneficios de la higiene dental

 

Bibliografía:

de Moraes, Kelly Regina, Merli Aldrigui, Janaina, Butini Oliveira, Luciana, Martins Delgado Rodrigues, Célia, Turolla Wanderley, Marcia, Motivação de higiene dental utilizando brinquedos com temas odontológicos. ConScientiae Saúde [en línea] 2011, 10 (Sin mes) : [Fecha de consulta: 10 de marzo de 2018] Disponible en: <http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=92921260017> ISSN 1677-1028

 

Secretaría de Salud (2015). Resultados del Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Patologías Bucales SIVEPAB 2015. Ciudad de México: Secretaría de Salud.[Fecha de consulta: 10 de marzo de 2018] Disponible en: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/212323/SIVEPAB-2015.pdf

Cómo atraer clientes promoviendo la prevención dental en la infancia

Según datos obtenidos en una investigación publicada en 2017, por la Revista de la Asociación Dental Mexicana, entre los padres de familia, el grado de educación dental es mayor al de prevención. Es decir, aunque los padres tienen clara la importancia de la prevención dental, no la practican mucho. Esta información, aunque pudiera parecer desalentadora a simple vista, puede representar un punto a explotar para conseguir más pacientes, sobre todo en edad infantil. ¿Cómo se puede lograr esto? Siguiendo estos prácticos consejos:

Ten la información fresca y a la mano

La información que no se utiliza de manera cotidiana, se olvida. Ten a la mano la información sobre los beneficios de practicar la prevención dental en la infancia, sobre todo si estás comenzando a incluir niños en tu consulta.

Mantente al día

Además de lo que ya sabes, busca constantemente nueva información en publicaciones científicas y/o de instituciones confiables sobre salud y prevención dental. De este modo estarás siempre actualizado y serás más competitivo. Algunos ejemplos de datos útiles, publicados por la OMS, sobre salud bucodental son:

  • “En términos mundiales, entre el 60% y el 90% de los niños en edad escolar tienen caries dental, a menudo acompañada de dolor o sensación de molestia
  • La caries y las enfermedades periodontales son las principales causantes de la pérdida de dientes
  • A nivel mundial, entre el 16% y el 40% de los niños con entre 6 y 12 años padecen traumatismos bucodentales debidos a la falta de seguridad en los parques infantiles y escuelas, los accidentes de tránsito y los actos de violencia”

Comparte la información

Si sabes que tus pacientes son o serán pronto padres, tíos o abuelos, o incluso si son maestros o se dedican a cualquier profesión que implique contacto constante con niños; aprovecha el tiempo en que estás realizando procedimientos para hablarles sobre la prevención dental, por qué es importante y qué beneficios representa para la salud. Algunos ejemplos de temas que puedes tratar con ellos son:

  • A qué edad se debe hacer la primera visita al dentista
  • Cómo preparar a un niño para una visita al dentista
  • En qué casos un niño debe acudir a consulta
  • Cuidados e higiene bucales del bebé antes  y después de la dentición
  • Cuidados e higiene bucales en la infancia
  • Enfermedades y padecimientos más comunes durante la infancia
  • Síntomas a los que deben estar atentos los padres

 

Haz énfasis en el beneficio económico

Un factor al que puedes dedicar un tiempo considerable al explicarlo, para persuadir a los adultos de practicar no solo la educación dental, sino también la prevención, es el económico. Háblale a tus pacientes sobre los grandes ahorros que implica la prevención en comparación con los tratamientos remediales.

 

 

Fuentes:

González, M., Miriam, R. and Alan, G. (2018). Grado de educación, prevención e importancia dental: realidad en padres de familia de León, Guanajuato. Revista de la Asociación Dental Mexicana, [en línea] 74, pp.64-68. Disponible en: http://www.medigraphic.com/pdfs/adm/od-2017/od172c.pdf [15 ene 2018].

Organización Mundial de la Salud. (2012). Salud bucodental. Nota informativa N°318. [en línea] Disponible en: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs318/es/ [15 ene 2018].

Riesgo de alto consumo de azúcar agregada en niños

Los malos hábitos de alimentación y nutrición pueden causar una serie de enfermedades de toda índole, muchas de ellas previsibles. Hacer una dieta balanceada y con poca cantidad de azúcar agregado es de suma importancia para salud de los niños.

Muchas personas creen que la azúcar es necesaria por el aumento de energía que nos produce, lo cual es cierto, pero algo que también es cierto es que este agregado es pobre en nutrientes, aumenta el riesgo de obesidad, crea enfermedades cardiovasculares, hipertensión y cánceres relacionados con la obesidad y caries dental.

Es de vital importancia el conocimiento de este mal en nuestro país, es por esta razón que se están tomando medidas para regular su consumo, en especial, en los niños, que son los que son los más afectados.

No se trata sólo de caries y obesidad, sino de una serie de enfermedades que según la comunidad científica van a provocar la primera generación de jóvenes con una esperanza de vida menor que sus padres, debido a los malos hábitos alimenticios.

La revista Circulation de la American Heart Association, publicó el estudio realizado por la Added Sugars and Cardiovascular Disease Risk in Children, la recomendación de dar a los niños dosis menores a los 25 gramos por día, lo que equivaldría a 100 calorías o seis cucharaditas de azúcar.

Países como México, Francia e Italia han puesto en marcha impuestos elevados en productos edulcorados con el fin de reducir su consumo. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de estos gobiernos, aún falta educación familiar para disminuir los contenidos de azúcar, dulces y agregados en los alimentos de los niños.

Moore, Jennifer (2016) Asociación Dental Mexicana. Recuperado de: http://admmexico.org/necesitamos-reducir-los-azucares-consumidos-por-nuestros-ninos-mexicanos/