¿Cómo desarrollar tu marca personal si eres odontólogo?

Para los nuevos dentistas, definir quién eres como profesional, puede ayudarte a encontrar pacientes, conectar con posibles empleadores, construir tu reputación y establecer un camino para una buena carrera profesional. Primero que nada, ¿qué es la marca personal?

Así como los productos tienen marca, son promocionados y se venden; la marca personal es esencialmente crear una impresión de ti mismo en la mente de los demás.

Para los dentistas, esto quiere decir posicionarte a ti mismo como un profesional competente, confiable y amigable que está al servicio de sus pacientes. La marca personal cómo te relacionas públicamente. Es cómo deseas que la gente te perciba.

¿Cómo definir tu marca personal?

Piensa en la marca personal como el proceso que define tu propuesta única de valor.

Empieza escribiendo las respuestas a preguntas como: ¿Qué tipo de dentista quiero ser? ¿Por qué característica o valor me gustaría ser conocido? ¿Cómo quiero que sea la experiencia de mis pacientes? Resalta las cualidades, características, conocimientos o certificaciones que tengas. Además de cualquier otro detalle único que te defina a ti y a tu forma de trabajar.

Luego, escribe la frase de tu misión. No tienes que tener una clínica o consultorio propio para hacer esto, la frase de misión es algo valioso para cualquier asociado.

Las tres partes esenciales que debes resaltar y hacer referencia en tus respuestas relacionadas a tu marca personal:

  1. Pacientes: Decide a quién vas a servir. Niños, personas adultas, personas que prefieren ser sedadas en el tratamiento; son solo algunas alternativas de quienes podrían ser tus clientes ideales. Especialmente si tienes tu propio consultorio, definir claramente quienes serán tus pacientes, te ayudará a realizar tu estrategia de marketing.
  2. Área: ¿Dónde estás trabajando? Si puedes definir localidades específicas dentro de la ciudad, es mejor. Dar el nombre de la ciudad en general no se ve tan bien.
  3. Servicios: Incluso si eres un gran profesional, seguro te enfocas en algo. ¿Qué servicios te generan más ganancias? ¿Qué procedimientos disfrutas hacer más y te gustaría realizarlos más seguido? Sé específico.

Una vez que definas claramente quién quieres ser como dentista y escribas tu frase de posicionamiento, debes hacer que sea más fácil para tus pacientes y otros dentistas encontrarte.

  1. Ten un sitio web: Ya sea uno personal para asociar a todos tus prospectos. Para conseguir pacientes es necesario.
  2. Estar en redes sociales: Facebook y Linkedin son grandes lugares para páginas personales y profesionales.
  3. Sé activo: Asiste a eventos, conferencias, etc. donde puedas conocer a otros dentistas, pueden ser fuentes de valor para referencias o potenciales empleadores.

¿Cuáles son los beneficios de la marca personal para los dentistas?

Cuando tu marca personal está claramente definida y atrae a tus pacientes ideales, empezarás a notar ciertas cosas como:

Mejores pacientes: Será más fácil para ti atraer a tus pacientes ideales porque será más fácil para ellos encontrarte.

Ventaja competitiva: Tú y tu consultorio necesitan sobresalir del resto. La marca personal te ayudará a diferenciarte de la competencia y comunicar esta diferencia.

Red de contactos más amplia: Hay una vieja frase que dice: “No se trata de quién conozcas, sino de quién te conoce”. Hacerte conocido te dará más contactos claves que pueden ayudarte a crecer como profesional.

Aumento de ganancias: Con el tiempo, te darás cuenta que desarrollar prácticas de marca personal con estrategias de marketing ayudarán al crecimiento y desarrollo de tu negocio. Además, una vez tengas una buena base de clientes y amplia experiencia, un dentista o consultorio con gran reputación puede tener mayores precios.

No hay duda que la marca personal es una obligación para el dentista de hoy en día. Utilizar los recursos que todo el mundo tiene a la mano es fácil, usarlos correctamente es algo totalmente diferente.

Referencia: DailyMail UK

Un equipo que pone a su clínica en otro nivel

Las expectativas de los pacientes en esta época de avances tecnológicos se han multiplicado: quieren el tratamiento menos invasivo posible, sangrado mínimo, cicatrización rápida, máxima precisión y todo ello en muy pocas citas.

El éxito de las marcas depende de encontrar un espacio en el mercado existente. La estrategia del Océano Azul (teoría de marketing) consiste en escapar de los enfoques convencionales de los «océanos rojos» (metáfora de una competencia sangrienta) para crear un espacio de mercado indiscutido en el que la competencia es irrelevante.

La introducción de los láseres dentales representa la aplicación práctica de los principios del Blue Ocean Strategy en el comercio dental. Tanto el marketing como los protocolos de tratamiento con láser siguen las líneas de este principio. Aunque el láser pueda parecer una elevada inversión, el éxito que trae consigo bien vale la pena. De hecho, el éxito en marketing consiste determinar qué ha marcado una diferencia positiva en su consecución y en comprender cómo replicarla de forma sistemática.

Inversión

Invertir en un equipo láser es un esfuerzo económico considerable. Los láseres para tejidos duros y blandos pueden costar $100.000 dólares (BIOLASE ha lanzado recientemente el Waterlase Express, el primer dispositivo para ambos tejidos). Si bien es una cantidad sustancial, el rendimiento de esta inversión puede ascender al 300% cuando se combinan sus beneficios tecnológicos con estrategias de marketing.

Los pacientes que vienen a la clínica en estos días han leído sobre los posibles procedimientos, los tratamientos opcionales y los últimos adelantos.Dado que están conscientes de la tecnología, mencionar los beneficios del láser mejora sus conocimientos en este campo y les ayuda a que tomen decisiones de forma natural.

Beneficios del láser

El beneficio del láser en la práctica dental es indudable. Desde el punto de vista del profesional, los beneficios pueden dividirse en tangibles e intangibles. Los beneficios intangibles se refieren a la alta consideración tecnológica que tienenlos láseres entre el público y a las referencias de pacientes que genera esta reputación.

El láser hace el procedimiento más fácil y cómodo para el paciente.Casi todos los procedimientos en tejidos duros pueden realizarse sin anestesia. Esto reduce realmente el estrés del paciente, que normalmente relaciona la odontología con inyecciones y turbinas. El factor más importante en la práctica privada es la «gestión del tiempo», que es uno de los beneficios tangibles.

Con el láser se pueden realizar múltiples restauraciones en una misma cita, ya que no entumece al paciente. Procedimientos adicionales como citas con la higienista o exámenes con especialistas se pueden hacer también en el mismo día. Esto ahorra tiempo y aumenta la rentabilidad.

A. Control del miedo. La mayoría de los pacientes tiene miedos o fobias, resultad ode experiencias negativas personales, de alguien cercano o, simplemente, de la sensación que produce pensar en inyecciones y turbinas. La odontología con láser es diferente. Por ejemplo, el uso de anestesia es innecesario o consiste en aplicarunas gotas por infiltración intergingival.

B. Pronóstico más seguro. En lo que se refiere al tratamiento endodóntico de dientes comprometidos, los láseres trabajan de forma muy precisa como adyuvante de tratamientos convencionales. El uso combinado de láseres de diodo yerbio ha dado altas tasas de éxito en dientes muy deteriorados con infecciones periapicales.

C. Odontología sin turbina. El láser es un procedimiento que no involucra contacto, que no produce presión ni sensación táctil, lo cual aumenta la aceptación de los tratamientos.

D. Pocos antibióticos. Es común recetar antibióticos después de una intervención quirúrgica o para dientes endodónticamente comprometidos. El láser no produce cicatrices, la curación del tejido es más rápida y el sitio de la intervenció nestéril. Por lo tanto, la necesidad de antibióticos disminuye.

Referencia: Imneet Madan

Tendencias estéticas y su impacto en el sector dental

Con la influencia de los medios de comunicación y de las celebridades e influencers , las intervenciones quirúrgicas están cada vez más aceptadas socialmente entre los consumidores. La creciente atención a la imagen como un espejo de la propia identidad se ve reforzada por el uso masivo de las redes sociales y a las selfies, siendo potentes drivers para la industria de la estética y en la definición de la belleza.

Hoy en día la sociedad se caracteriza por un aumento en la duración de la vida y un bajo índice de natalidad. De ello se derivan una serie de cambios en los estilos de vida, hábitos y relaciones interpersonales, asumiendo la boca y la sonrisa un papel fundamental en las relaciones sociales y en la construcción de la propia imagen ideal.

La atención prestada a la boca desde el punto de vista estético, más allá de tratamientos de salud, se convierte en una forma de gustar al resto, aumentar la confianza y realizarse personalmente, motivaciones que, tal y como se había anticipado, se derivan de una transformación en el sistema de valores.

En este tipo de sociedad, en la que “gustarse y gustar a los demás” asume un papel importante, la estética en Odontología puede tener una enorme potencialidad de desarrollo. En este contexto la estética puede llegar a ser un pilar fundamental en las estrategias de la clínica, guiando el posicionamiento, la gama de servicios ofrecidos y la comunicación con el paciente (en contenidos y forma).

¿Deseo o necesidad?

Lo que caracteriza las exigencias estéticas de las personas es la orientación a resolver necesidades más psicológicas y sociales que objetivas, generando comportamientos dirigidos a la satisfacción de los propios deseos y no exclusivamente a las necesidades básicas, como la cura de enfermedades.

Si bien en el pasado la estética tenía una menor relevancia social y no se conectaba directamente con el concepto de cura, hoy en día la salud queda definida por la Organización Mundial de la Salud como “un estado completo de bienestar físico, mental y social que no consiste únicamente en la ausencia de enfermedad”. En este sentido, el deseo real de resolver las exigencias del paciente se encuentra en la base del éxito de la Odontología que se orienta a la estética.

Hoy en día la estética entra en la clínica odontológica en varias ocasiones:

  • Tratamientos odontológicos tradicionales que resuelven también algunas exigencias estéticas.
  • Uso de métodos y técnicas que reducen defectos estéticos durante los tratamientos.
  • Pequeñas intervenciones de Medicina Estética en el tercio inferior.
  • Tratamientos de estética profesional (radiofrecuencia, etc).

Frente a este tipo de necesidades, a diferencia de en un tratamiento médico, donde, normalmente se cura una patología y los resultados son totalmente objetivos, la percepción misma del resultado se convierte en algo subjetivo y puede alimentar conflictos mucho más profundos: la intervención estética, que en el imaginario del cliente prevé una mejora del propio aspecto, depende de cánones personales, no de reglas y parámetros preestablecidos y objetivos. En este sentido, puede generar graves situaciones de descontento e insatisfacción frente al profesional médico.

Cuando las razones del paciente son de una naturaleza puramente estética, a la hora de proponer tales tratamientos, la Odontología debe estar capacitada para comprender lo delicado de esta relación con el paciente y los mecanismos psicológicos que la regulan, alcanzando el justo equilibrio entre ganancias y sentido ético. En caso contrario, aparece el riesgo de ser percibido como un mero proveedor de servicios.

En este contexto, la profesionalidad, el sentido crítico, la comunicación, la empatía y la capacidad de crear relaciones interpersonales deberían convertirse en los elementos característicos en el desempeño del dentista y su equipo.

Referencia: Gaceta dental

Importancia de un buen diseño en el consultorio dental

Todos los odontólogos estarán de acuerdo con esto. El trabajo en consultorio puede ser desgastante y sumamente físico. Estos profesionales realizan una gran variedad de tratamientos, los cuales conllevan una gran variedad de posiciones, posturas y movimientos, que en conjunto pueden hacer de la práctica dental un trabajo agotador. Por lo que podemos decir que, es de suma importancia un buen diseño en el consultorio dental.

Existen algunas técnicas que le permiten al dentista trabajar con menos desgaste y mayor rapidez, la odontología a cuatro manos es una de ellas.  ¿En qué consiste? Esta es una técnica que facilita el trabajo en equipo y reduce el tiempo del tratamiento, pues el higienista dental o asistente trabaja con el dentista durante diversos procedimientos.

Para poder realizar esta técnica colaborativa es vital cumplir con una serie de parámetros para que, las cuatro manos que estarán en acción, puedan hacerlo de manera efectiva a lo largo del procedimiento. Por esta razón,  te presentamos una serie de recomendaciones para diseñar tu sala de tratamiento especialmente para realizar prácticas odontológicas cómodas y a cuatro manos.

Minimiza el ejercicio innecesario

Una de las máximas de esta técnica es reducir el trabajo innecesario. Para cualquier odontólogo, cualquier trabajo que requiera movimientos repetitivos, el uso prolongado de las manos y posturas incómodas será una verdadera pesadilla, lo que podría hacer su trabajo más lento debido al cansancio, haciendo que paciente se irrite.

Para olvidar estos ejercicios, es importante que tanto dentistas como asistentes sean capaces de trabajar alejado del otro con eficacia. Esto quiere decir que cuando dentistas requiera alguna herramienta, el otro par de manos este ahí y pueda entregar la pieza de forma correcta y sin complicaciones.

El diseño de la sala de tratamiento juega un papel importante. Este espacio debe tener un flujo secuencial, que permita a ambas personas trabajar y moverse de forma cómoda pero sin perder el ritmo y productividad. Además, el paciente y el personal deben estar debidamente sentados en sillas cómodas, ergonómicas y a la altura adecuada, de ser posible con la superficie del diente a la altura del codo o ligeramente por encima.

Tamaño y diseño del consultorio

Si se planea realizar esta técnica, es necesario que el consultorio este adaptado para ella. Ambos protagonistas necesitan un espacio amplio para moverse cómodamente alrededor del paciente, por lo que es importante diseñar este espacio antes de pensar en aplicar esta técnica.

¿Qué necesita este espacio? Dos puntos de entrada, de esta forma el asistente puede entrar y salir de la habitación, según sea necesario. El espacio alrededor del paciente debe ser dividido en cuatro zonas; la del dentista, el ayudante, zona de transferencia de instrumentos y la zona estática. Suponiendo que el personal de ayuda es diestro, la zona del dentista debe ser entre las 7 y las 12 horas (usando un reloj como referencia), la zona del asistente entre las 2 y las 4 horas, y la zona estática entre las 12 y las 2 horas.

Selección de unidades dentales

Para realizar una odontología ergonómica y a cuatro manos, es importante seleccionar la unidad de dental correctamente, así como los componentes de la unidad, gabinetes móviles, silla del paciente, gabinetes fijos, y asegurarse de que estos no complicarán los objetivos de la práctica.

Recuerda que el equipo dental no es universal, sino que está adaptado a diferentes tamaños de cuerpo, especialidades dentales y diseños de operación. Todas las herramientas y aparatos a utilizar deben estar en la posición correcta (nivel del codo o unas pocas pulgadas por encima), a un distancia adecuada, en la que no debe estirarse de manos, pero no muy cerca pues impedirá tener una mejor visión e iluminación.

Teniendo en cuenta las técnicas y recomendaciones para hacer su espacio de trabajo cómodo y productivo, es momento de poner manos a la obra. Si aún no sabe que aparatos son mejor para usted y sus asistentes, acérquese con nuestro equipo de expertos en diseño de consultorio dentales, quiénes podrán asesorarlo para crear el ambiente ideal que logre una mayor productividad y eficiencia, evitando sacrificar su salud.

Fuente: http://www.dentalcompare.com/Featured-Articles/335993-The-Right-Operatory-Design-for-Ergonomic-and-Four-Handed-Dentistry/

¿Pacientes difíciles? ¡10 tips para atenderlos!

Sucede en cualquier consultorio del mundo. La mayoría de los odontólogos, en algún momento de su carrera, se han enfrentado con pacientes difíciles que los ponen sobre las cuerdas y en una posición complicada, compleja y delicada. Siendo conscientes de esta situación, ¿Cómo se puede manejar a un paciente enojado sin ofenderlo y perder el negocio?

La respuesta consta de 10 pasos sencillos que pueden llevar a puerto seguro la visita con tu paciente, al hacerlo sentir seguro y protegido.

1-. Esté atento a las señales de advertencia. Ya sea en persona o por teléfono, a menudo es fácil detectar la ira antes de que se intensifique, existen personas ilegibles que pueden sacar sus sentimientos cuando menos lo esperas, por eso ¡Pon atención! El gruñido, los puños cerrados, los suspiros pesados, una voz elevada o voltear los ojos pueden señales de que tu paciente está frustrado.

2-. Sé sensible. Seamos realistas: Incluso tus mejores pacientes pueden no agradarles visitarte. Los dolores, procedimientos dentales y los costos elevados en algunos tratamientos, son detalles con los que tendrás que cargar durante tu carrera, no hay mejor forma de hacerlo que siendo consciente.

3-. Emplea tecnología. ¿Están molestos los pacientes porque se perdieron una cita y se les cobró por la no presentación? El uso de confirmaciones automatizadas de teléfono, texto o correo electrónico y recordatorios de citas puede ayudar a mantener a todos en la misma página y eliminar estas frustraciones en el futuro.  En la actualidad existen varios softwares que te ayudan a evitar este problema, como es el caso de Dentis365, una de las mejores plataformas del mercado.

4-. Mantén la calma. Concéntrate en escuchar a tu paciente y escuchar la razón de su ira. A menudo, sentirse entendido es suficiente para calmar a un paciente molesto y resolver la mitad del problema. Usted puede ayudar dejando a los pacientes hablar y luego calmadamente parafraseándolos para asegurarse de que entiende el problema.

5-. Capacita a tus empleados. Da a tus empleados directrices sobre cómo manejar a los pacientes difíciles. Cuando los miembros de tu personal saben que pueden hacer lo que se necesita para mantener a un paciente satisfecho, tanto ellos como sus pacientes serán más felices.

6-. Debes estar presente. En algunas ocasiones, estos pacientes no escuchan a los empleados de las clínicas dentales y demandan hablar con el dentista. En esta situación; sal, escucha y resuelve. Muchos de estos pacientes se calman al notar tu presencia y atención a su problemática.

7-. Pídele al paciente su opinión o solución al problema. Dependiendo de la situación, es posible que puedas preguntarle al paciente lo que cree que sería una buena solución al problema. Si esto no es posible, intente presentar al paciente con dos opciones para elegir. Si los pacientes sienten que tienen algún control sobre los resultados, estarán más satisfechos con los resultados.

8-. Aprende a decir adiós. Existen pacientes que a pesar de dar un buen seguimiento a su problema, presentan problemas frecuentes con el personal o fallan a sus citas y pagos. Es importante detectarlos y poder sugerirles que busquen otro proveedor.

 9-. Pon límites. Es importante proteger la dignidad y la seguridad física de su personal y otros pacientes en la oficina. Si un paciente se convierte en amenazante o abusivo físicamente, usted está definitivamente dentro de sus derechos de pedirle a la persona que abandone la oficina.

10-. Mantener un registro. Si una situación se intensifica hasta el punto en el que usted teme un pleito u otra acción, asegúrese de tomar notas detalladas después del episodio para sus registros. Obtenga información del personal de su oficina y de otros pacientes para respaldar su recordatorio del incidente.

Acciones sencillas que puedan abrirte las puertas a nuevos pacientes, y hacer del ambiente de trabajo de tus empleados, así como el ambiente de tus pacientes, un lugar más llevadero.

Fuente: Dental Resources http://dentalresources.lh360.com/dental-articles/how-to-handle-an-unhappy-patient

La odontología Digital Crece en México

La odontología digital es un área de la odontología moderna que utiliza tecnologías disruptivas de digitalización y procesamiento de imagen junto con un sistema de construcción de nuevas piezas dentales y prótesis.

La idea  en la incorporación de estas tecnologías es la de hacer de manera más eficiente las tareas que en la actualidad se realizan de una manera artesanal, y que puede llevar a errores y posibles problemas futuros una vez implementados en el paciente.

Por otro lado, supone una manera de brindar una solución personalizada para cada paciente que requiera tener una nueva pieza dentaria, puente, prótesis, entre otras aplicaciones.

La odontología digital está basada en tres partes principales:

  1. Digitalización: en este caso puede ser un escáner intraoral, un escáner externo o tomografía dental. Con el escáner intraoral se puede obtener directamente la réplica digital de las piezas dentarias, mientras que con el escáner externo es necesaria una réplica en yeso para poder escanear la dentadura. Los datos obtenidos mediante un tomógrafo servirán sólo para la planificación de posicionamiento de implantes.
  2. Procesamiento de datos: mediante este sistema se realiza la reconstrucción de modelos digitales de las distintas piezas. A partir del modelo digital se realizarán los ajustes necesarios y se diseñará la nueva prótesis o puente de piezas dentales.
  3. Impresión 3D: a partir de estos sistemas se puede avanzar sobre la fabricación de la geometría final. Actualmente con impresoras 3D se puede obtener piezas tanto de plástico que sirven como modelos de estudio o moldes, como de cera para luego utilizarlos en procesos de ceras perdidas. Mediante esto se pueden construir prótesis removibles como las realizadas en aleaciones metálicas de cromo-cobalto.

Las principales ventajas que ofrece la impresión 3D en la odontología digital son:

  • Mejor terminación en la fabricación de piezas dentales en comparación con métodos tradicionales. Al contrario de otros sistemas de Diseño Asistido por Computadora (CAD) / Manufactura Asistida por Computadora (CAM), no hay desperdicio en materiales, ya que la impresión 3D es una tecnología aditiva, esto significa que se van adhiriendo capas de material de acuerdo a la necesidad de cada geometría. A pesar de esto, los sistemas CAD/CAM tienen todavía la ventaja de imprimir piezas dentales definitivas.
  • Las impresoras 3D brindan la posibilidad de hacer geometrías muy complejas (como el caso de moldes para prótesis removibles).

Si bien la odontología es una de las áreas que más ha tardado en adoptar la tecnología de impresión 3D, en comparación con la industria automotriz, aeronáutica y metalúrgica, es y será la industria que más adopte las impresoras 3D en los próximos años.

Las principales ventajas de una estrategia terapéutica basada en odontología digital e impresión 3D se dan ya que permite abordar los procedimientos de implantología de una manera personalizada y mínimamente invasiva.

Por otro lado, dado que se puede planificar el procedimiento terapéutico de manera virtual, el profesional trata a sus pacientes de una manera mucho más eficiente, disminuyendo el tiempo de intervención y aumentando el éxito clínico del implante.

Actualmente el principal desafío reside en la obtención de un material biocompatible que posibilite la impresión directa de piezas dentarias temporarias y permanentes, sin pasos intermedios. Directo de lo digital a lo material.

Fuente: Asociación Dental Mexicana