Pacientes con miedo al dentista. Cómo ayudarlos a tener una experiencia agradable

El temor a ir al dentista afecta a una parte considerable de la población, por lo que saber cómo tratar a un paciente asustado o ansioso es una habilidad muy valiosa para un dentista.

Muchos individuos sienten temor pues han vivido experiencias traumáticas en consultas dentales, sobre todo en la infancia, pero eso no es todo. Según un estudio publicado por la Revista del Ilustre Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España, estos son los principales motivos por los que las personas podrían tener miedo:

  • La posibilidad de contraer infecciones por medio del instrumental
  • Que el dentista los lastime o sea rudo al trabajar
  • Malos tratos por parte del dentista o las enfermeras (mal humor, regaños)
  • Que se comentan errores aplicando inyecciones
  • Que se atienda a muchos pacientes a la vez
  • Que el trabajo lo hagan las enfermeras

 

Sabiendo esto, puedes poner en práctica los siguientes consejos para ayudarle a los pacientes a estar tranquilos:

1. Equilibra tu carga de trabajo

Procura tener una agenda de trabajo balanceada, tomando en cuenta la dificultad y duración de los procedimientos, así como el nivel de atención que requiere cada paciente. Así, podrás disfrutar tu día laboral y brindar naturalmente un trato amable.

2. Muestra empatía

No subestimes el temor del paciente. Asume junto con él que es natural tener miedo a ciertas situaciones y que tú puedes ayudarle a superarlo.

3. Conoce el contexto del paciente

En la primera consulta, pregunta al paciente sobre sus experiencias previas con la odontología. Así sabrás específicamente a qué y por qué le teme. En seguida, pon énfasis en los factores de tus procedimientos y trato que podrán ayudarle a sentirse cómodo y relajado durante el tratamiento.

4.Establece una comunicación abierta

Explica y muestra al paciente cómo trabajas: desde el manejo y esterilización del instrumental, así como cada uno de los procedimientos (apoyándote de material visual), y qué pasos le corresponden a la enfermera y cuáles a ti. De igual forma, asegúrate de contestar a todas las dudas que surjan.

También es útil establecer una seña por medio de la cual el paciente pueda comunicarte que está experimentando dolor o que desea tener un breve descanso. Además, ve preguntando al paciente cómo se encuentra a lo largo del procedimiento; de esta forma, se sentirá mejor atendido.

 

Siguiendo estos consejos, podrás acompañar mejor a tu paciente en su proceso para generar más tranquilidad y compromiso con el tratamiento.

 

 

Fuentes:

ComparaDentistas Blog – salud dental. (n/d). ¿Cómo tratar a pacientes con miedo al dentista? | ComparaDentistas Blog – salud dental. [en línea] Disponible en: http://blog.comparadentistas.com/como-tratar-miedo-al-dentista [15 ene 2018].

 

Márquez, J. (2004). ¿Por qué se le tiene miedo al dentista?. Revista del Ilustre Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España, [en línea] 9, pp.165-174. Disponible en: http://scielo.isciii.es/pdf/rcoe/v9n2/original3.pdf [15 ene 2018].

 

¿Miedo de ir al dentista? ¡Ya no más!

Si eres del club de los aterrados al dentista, ¡tranquilo, no estás sólo! Personas con esa fobia o miedo existen en todos los rincones del mundo, este sentimiento es algo que no pasa desapercibido, por lo que existen miles de dentistas conscientes de ello y que están dispuestos a ayudar.

En la actualidad, existe un sinfín de estudios que exploran las distintas intensidades del miedo al dentista, el cual es tan común que puede llegar a ser una fobia. Aunque en ocasiones no sea tan grande y poderoso el miedo, muchas personas sienten ansiedad y nerviosismo al entrar a un consultorio, lo cual también es absolutamente normal.

“Yo creo que la razón por la que le tememos de una manera distinta a otras ramas de la medicina es que todavía es muy físico; estamos muy conscientes cuando nos sentamos en esa silla y sentimos esos dedos enguantados entrar en nuestra boca, tocar nuestras mejillas y palpar nuestras encías. Sentimos y escuchamos la fresa, su calor”, le dijo a la BBC Richard Barnett, autor de “Los ladrones de sonrisas: el fino y sucio arte de la odontología”

Barnett, es su mencionado libro, cuenta algunas historias aterradoras sobre la situación de la odontología en el pasado y cómo eran los tratamientos en esa época. Por lo que si eres miembro del club del miedo al dentista, espera a leer estas historias para darte cuenta de lo afortunado que eres por poder narrar tus historias con el dentista en la forma en la que lo haces.

Gusanos = a terminaciones nerviosas

Según los sumerios, la explicación sobre el origen de la caries dental era que ésta provenía de pequeños gusanos o demonios que cavaban los dientes y se adentraban en su profundidad. Estas personas creían que las terminaciones nerviosas eran los gusanos, por lo que trataban de sacarlos halando de ellos.

Show dental

Durante la Edad Media, las extracciones dentales eran todo un espectáculo, pues éstas se realizaban en público, sin anestesia y por los barberos, quienes utilizaban un instrumento parecido a los fórceps para extraer los dientes llamado “llave dental”, el cual fue el segundo en ser utilizado, pues antes de esto se utilizaba un instrumento terrible llamado “el pelícano dental”.

¿Buches de… ?

A Pierre Fauchard, se le pueden atribuir varias cosas brillantes en el área de la odontología, no por nada se le acredita como el padre de la odontología y es alabado por sus explicaciones científicas de la anatomía oral básica y en procedimientos como la eliminación de caries y trasplante de dientes. Sin embargo, este pionero también tiene procedimientos extraños y desagradables. Fauchard, recomendaba enjuagarse la boca generosamente con orina propia.

¿Ves?, la odontología avanza día con día, brindado tecnologías que brindan seguridad, confort y menos dolor al paciente. Si tienes una visita al dentista en puerta, ¡tranquilo! Vives en el 2017 y no en la Edad Medio ¡Estás a salvo!

Fuente: http://www.msn.com/es-ar/noticias/sociedad/las-aterradoras-raices-de-la-odontologia/ar-BBAPqP0

¿Pacientes difíciles? ¡10 tips para atenderlos!

Sucede en cualquier consultorio del mundo. La mayoría de los odontólogos, en algún momento de su carrera, se han enfrentado con pacientes difíciles que los ponen sobre las cuerdas y en una posición complicada, compleja y delicada. Siendo conscientes de esta situación, ¿Cómo se puede manejar a un paciente enojado sin ofenderlo y perder el negocio?

La respuesta consta de 10 pasos sencillos que pueden llevar a puerto seguro la visita con tu paciente, al hacerlo sentir seguro y protegido.

1-. Esté atento a las señales de advertencia. Ya sea en persona o por teléfono, a menudo es fácil detectar la ira antes de que se intensifique, existen personas ilegibles que pueden sacar sus sentimientos cuando menos lo esperas, por eso ¡Pon atención! El gruñido, los puños cerrados, los suspiros pesados, una voz elevada o voltear los ojos pueden señales de que tu paciente está frustrado.

2-. Sé sensible. Seamos realistas: Incluso tus mejores pacientes pueden no agradarles visitarte. Los dolores, procedimientos dentales y los costos elevados en algunos tratamientos, son detalles con los que tendrás que cargar durante tu carrera, no hay mejor forma de hacerlo que siendo consciente.

3-. Emplea tecnología. ¿Están molestos los pacientes porque se perdieron una cita y se les cobró por la no presentación? El uso de confirmaciones automatizadas de teléfono, texto o correo electrónico y recordatorios de citas puede ayudar a mantener a todos en la misma página y eliminar estas frustraciones en el futuro.  En la actualidad existen varios softwares que te ayudan a evitar este problema, como es el caso de Dentis365, una de las mejores plataformas del mercado.

4-. Mantén la calma. Concéntrate en escuchar a tu paciente y escuchar la razón de su ira. A menudo, sentirse entendido es suficiente para calmar a un paciente molesto y resolver la mitad del problema. Usted puede ayudar dejando a los pacientes hablar y luego calmadamente parafraseándolos para asegurarse de que entiende el problema.

5-. Capacita a tus empleados. Da a tus empleados directrices sobre cómo manejar a los pacientes difíciles. Cuando los miembros de tu personal saben que pueden hacer lo que se necesita para mantener a un paciente satisfecho, tanto ellos como sus pacientes serán más felices.

6-. Debes estar presente. En algunas ocasiones, estos pacientes no escuchan a los empleados de las clínicas dentales y demandan hablar con el dentista. En esta situación; sal, escucha y resuelve. Muchos de estos pacientes se calman al notar tu presencia y atención a su problemática.

7-. Pídele al paciente su opinión o solución al problema. Dependiendo de la situación, es posible que puedas preguntarle al paciente lo que cree que sería una buena solución al problema. Si esto no es posible, intente presentar al paciente con dos opciones para elegir. Si los pacientes sienten que tienen algún control sobre los resultados, estarán más satisfechos con los resultados.

8-. Aprende a decir adiós. Existen pacientes que a pesar de dar un buen seguimiento a su problema, presentan problemas frecuentes con el personal o fallan a sus citas y pagos. Es importante detectarlos y poder sugerirles que busquen otro proveedor.

 9-. Pon límites. Es importante proteger la dignidad y la seguridad física de su personal y otros pacientes en la oficina. Si un paciente se convierte en amenazante o abusivo físicamente, usted está definitivamente dentro de sus derechos de pedirle a la persona que abandone la oficina.

10-. Mantener un registro. Si una situación se intensifica hasta el punto en el que usted teme un pleito u otra acción, asegúrese de tomar notas detalladas después del episodio para sus registros. Obtenga información del personal de su oficina y de otros pacientes para respaldar su recordatorio del incidente.

Acciones sencillas que puedan abrirte las puertas a nuevos pacientes, y hacer del ambiente de trabajo de tus empleados, así como el ambiente de tus pacientes, un lugar más llevadero.

Fuente: Dental Resources http://dentalresources.lh360.com/dental-articles/how-to-handle-an-unhappy-patient

¿La música puede calmar la ansiedad que causan los dentistas?

Muchas personas tienen un miedo sin razón a los dentistas, tal vez será el sonido chillante de su taladro, el olor a medicamento o el miedo al dolor lo que los hace aterrorizarse y genera estrés en ellos cada vez que les toca visitar el consultorio de un experto en salud dental, haciendo que, muchas veces el tratamiento sea aún más complicado, estresante o difícil, por lo que algunos investigadores se han dado a la tarea de buscar una solución a esto mediante distintos métodos encontrando uno que plantea ser beneficioso, económico y con cero efectos secundarios.

De acuerdo con diversas investigaciones, uno de los métodos que pueden ser usados para combatir el estrés causado por los dentistas es la música, pues, se sabe que esta trae muchos beneficios, entre ellos, la relajación pues el estimulo que crea en el cerebro reduce los niveles de ansiedad, por lo que una recomendación es que los dentistas y odontólogos usen audífonos para transmitir música a los pacientes y estos se relajen distrayendo en las notas y letras de las canciones.

Según estudios, la música clásica es la que más efectos positivos traer para una persona pues sus notas fomentan una relajación más completa, estimulando la liberación de moléculas responsables de la felicidad y de la tranquilidad.

Igualmente se cree que la música tiene el poder de aliviar el dolor pues no solo estimula áreas de relajación sino también áreas responsables del cuerpo que se dedican a contrarrestar el dolor.

Una gran opción sería utilizar música en base al gusto de cada paciente, pues muchos prefieren oír rock, otros tantos música clásica y otros más ritmos latinos o música electrónica, por lo que tener una amplia variedad, un amplio repertorio de música y canciones para así combatir el estrés previo al tratamiento dental.

Gracias a esta nueva investigación los especialistas en medicina dental podrán combatir de mejor manera el estrés causado por una cita o un tratamiento fomentando que este se lleve de mejor manera y que haya una recuperación más rápida.

Sin lugar a dudas pronto veremos una tienda de música en un consultorio médico, todo en pro de la salud y recuperación del paciente.

Eaton, C. (2016). Using music to manage dental anxiety. Julio de 2016, de Mouthing Off Sitio web: http://www.asdablog.com/musical-management-of-dental-anxiety/

¿Odontofobia?

El miedo al dentista se ha venido arrastrando desde mucho tiempo atrás, pues si damos un vistazo a la antigüedad, no existían todos los métodos e instrumentos de hoy porque era una experiencia tan dolorosa que se necesitaba mucho valor para aguantar una extracción de muela a la fuerza bruta.

Son muchas las personas que solo por mitos que han escuchado les da miedo ir al dentista, muchas veces por los ruidos tan extraños y escandalosos que pueden llegar a hacer esas máquinas tan raras al momento de llegar a la boca; pero insisto en que ese miedo es más por costumbre y tradición que simple experiencia.

También debemos aceptar que cada organismo es diferente y que el umbral del dolor depende de cada persona, por lo que no debemos generalizar el modo de sentir los tratamientos aplicados a sí mismo.

Lo cierto es que no es tan malo como crees, pues ahora con todos los avances como la anestesia hacen menos dolorosa la situación, pero lamentablemente tres de cada cuatro personas padecen de este miedo y esto impide visitar al dentista a menos que sea algo ya muy grave, cuando en realidad no debemos de descuidar nuestra higiene bucal y estar en constante revisión ya que es una parte muy fundamental para nuestra vida diaria.

Jamás descuides tu salud.

Moore, J. (2016). Odontofobia. mayo 2016, de Asociación Dental Mexicana Sitio web: http://adm.org.mx/odontofobia/